...

< Morir Guay

TanatoLab. Un laboratorio de creación y ensayo sobre la muerte

¿Hay alternativas a nuestra noción clásica de muerte individual? ¿Podemos imaginar otras maneras de vivir y morir que dejen a un lado esta dicotomía?

Tanatolab es un laboratorio de ensayos sobre la muerte en el marco de la exposición Ciencia Fricción, el que exploramos modos de morir que amplíen la noción clásica de muerte individual: transición de una existencia a otra, transformación y cambio, espacio liminal o nexo, descomposición en codependencia. Durante el proceso, proponemos crear un espacio confortable, cuidado y libre de juicios en el que transitar distintas experiencias y aproximaciones a la idea de la muerte.

A partir del pensamiento de Donna Haraway y de la investigación Morir Guay. Voces y relatos para no tener miedo se comparten documentos textuales, sonoros y audiovisuales para explorar diversas perspectivas sobre la cuestión de la muerte. Planteamos dinámicas participativas a través de la escritura, el trabajo corporal, la fermentación y la observación de materia orgánica. Ofrecemos una apertura de perspectivas en relación con la muerte y profundizaremos en las conexiones entre transformación, biopolítica, tiempo, narrativa y ficción, lo humano y lo que es más que humano, la codependencia, lo ritual.

El taller se estructura en cuatro sesiones:

  • Morir en el Capitaloceno. La ansiedad por el fin de la vida está ampliamente extendida en nuestra sociedad. Sin embargo, paradójicamente, la muerte en nuestra cultura es tabú, algo que nos incomoda y que no queremos mirar de frente. A través de un ejercicio de escritura creativa exploramos los imaginarios actuales de la muerte y planteamos acercamientos más amables.
  • Suspensión de la vida. Con nuestros cuerpos y a través de un ejercicio de meditación guiada, nos introducimos en un espacio liminal donde podremos conectar con las sensaciones de un lugar «entre» el nacimiento y la muerte. Crearemos un espacio para habitar el miedo, la extrañeza, la corporalidad que sostiene la vida y la muerte, el espacio de poder desde el cual desapegarnos de lo material para conectar con un proceso de transformación continuo, que es un cuerpo que nace y muere.
  • Una manzana es mi madre y un gusano mi hija. A través de un ejercicio de exploración especulativa, investigamos los vínculos entre muerte y tiempo en relaciones no solo humanas, además de la presencia y la pertenencia a sistemas de vida en escalas no antropocéntricas. ¿Cómo podemos entender la vida y la muerte en existencias y procesos que desbordan el cuerpo humano?
  • El kéfir nunca muere. El continuum microbiano descompone la materia orgánica, alimento de otras vidas, existencias que no envejecen, que no conocen la muerte programada. Nos involucramos en procesos vivos de fermentación y putrefacción, en el compostaje como condición terrenal y cuestionamos los límites culturales del asco y lo podrido.

Tanatolab ha tenido lugar en el CCCB de Barcelona los días 30 de septiembre, 7 y 21 de octubre y 4 de noviembre 2021 de 18.00 a 19.30 h.